Festival de Poesia Ileana Espinel Cedeño - Guayaquil 2019

Show More

MEDELLÍN, COLOMBIA, 1946 

Poetry work: "Ciudadano de la noche” (1989), "La farmacia del ángel” (1995),

“Las hipótesis de nadie” (2005), “Biblia de pobres” (2009), “Temporada de estatuas” (2010), "Pasaporte del apátrida” (2011) y "No es prudente recibir caballos de madera de parte

de un griego” (2014). Essay books: “Museo de encuentros” (1995), “Cartógrafa memoria” (2003), “Galería de espejos: miradas a la poesía colombiana del siglo XX” (2012),

"El beso de la Gioconda” (2015) y “Asedios a la palabra: para un arte poético” (2015).

Narrative work: “Las plagas secretas” (cuentos, 2001), “Esa maldita costumbre de morir”

(novela, 2003) y “Genaro manoblanca, fabricante de marimbas” (cuento, 2013).

 

Some of his awards: “Premio Nacional de Poesía Universidad de Antioquia” (1979), “Premio nacional de periodismo Simón Bolívar (1993), “Premio José Lezama Lima por reconocimiento, Casa de las Américas (2007), “Premio Poetas del mundo latino Víctor Sandoval” (2007),

Premio Casa de América de Poesía Americana” (2009), “Premio Ciudad de Zacatecas (2009).

 

His books have been translated into French, German, Portuguese, Dutch and Swedish.

CONFESIÓN DE UN SOLITARIO

Llevo años, buenos años, viviendo con Nadie.

Sin darme cuenta, sin hacer esfuerzos,

Me acostumbré a las costumbres de Nadie.

A punto de demandar mi atención

Ocurre que siempre se arrepiente. Quizá lo hace

Para no entrar de rondón en mis silencios.

De las lenguas de Babel

Nadie elige un habla cautelosa.

Ni siquiera cuando tropiezo y maldigo

Da muestras de sorpresa o de disgusto.

Que yo encienda la lámpara del desvelo

O entone una antigua canción en la alborada

No es motivo de molestias para Nadie.

No hace preguntas cuando regreso de viaje,

De una ciudad cuyas calles nunca desembocan

O de un crucero por las provincias del mangle.

Llevarle flores a Nadie es darle hojas al otoño,

Pues ha hecho del silencio su jardín.

BIOGRAFÍA DE NADIE 

Es notable la gloria de Nadie: no tuvo antepasados bajo el sol, bajo la lluvia, no tiene raigambre en Oriente ni Occidente. Ni hijo de Nadie, ni nieto de Nadie, ni padre de Nadie, pequeño cónsul del olvido.

 

¿Ven un vacío en la foto familiar, un hueco, un espacio entre la respetable parentela? Es Nadie, sin rastro y sin linaje.

 

Es notable la gloria de Nadie antes de la primera mañana de la historia, precursor

de hombres que hoy son hierba, de padres de otros padres que son velas sin pabilo.

 

Festejemos a Nadie que nos permite presumir que somos Alguien.